El cachito, la combinación ideal dulce-salado





Este panecillo, tradicionalmente venezolano, es perfecto para acompañar tu desayuno o tu merienda, junto a un café o un té



Un buen día arranca con un gran desayuno. Pero esta comida, posiblemente la más importante de todas, siempre nos genera un debate interno. Y hoy, ¿Qué vamos a tomar? ¿Dulce o salado? Aquí te presentamos la solución a este dilema tan común: el cachito. Este panecillo de origen venezolano combina a la perfección ambos sabores, para empezar la mañana con la mejor de las energías. ¡Y los de La Octava Isla son de los mejores de Madrid!





La fusión dulce-salada se da en la mezcla de su masa elaborada a partir de harina de trigo y azúcar, y su relleno, normalmente de jamón. No obstante, también los puedes probar con queso, pavo, o una mezcla de los tres.


En nuestro local apostamos por la tradición y por eso los elaboramos con jamón. Para acompañar este producto, un delicioso café colombiano 100% arábica o un té. También tienes la posibilidad de tomarlo con uno de nuestros espectaculares zumos naturales sin azúcares añadidos de fresa, maracuyá o guanabana - aunque en este caso no hay un precio para esa opción de desayuno.


Historia del cachito


Ahora bien, ¿Cómo y cuándo surge el cachito? Pues aunque se barajan diferentes teorías, no hay ningún registro o fecha que respalde ninguna de ellas. La versión más popularizada señala que es un producto de importación portuguesa y que surge en el país criollo a principios del siglo XX, debido a la continua llegada de españoles, portugueses e italianos a Venezuela para alcanzar América del Sur.


Por otro lado, encontramos la historia más “romántica”, arraigada a la tradición venezolana. Según estas fuentes, el origen del cachito estaría en un panadero de Caracas, quien decidió elaborar este producto cuando preparaba el típico Pan de Jamón de Navidad y vio que le sobraban bastantes ingredientes. Fueron tantas las porciones que logró hornear, que optó por venderlas, y consiguió un gran éxito entre sus clientes.


Sea cual sea su historia, la realidad es que el cachito ha conseguido hacerse un hueco en cada hogar venezolano, acompañando cada uno de sus desayunos. Y lo mejor de todo, es que este producto finalmente ha llegado a nuestro país para animar también nuestra primera comida del día. En La Octava Isla, te lo ofrecemos en el desayuno con café o té. ¡Te esperamos en Calle Velázquez, 117! Pero si quieres probarlo en cualquier otro momento del día, también tenemos producción, para consumir en el local o pedir por delivery. ¡Búscanos en Uber Eats, Deliveroo o Glovo!