El brownie, un postre muy común pero con historia





¿Puede un error culinario dar lugar a uno de los dulces más popularizados por todo el mundo? Este postre lo confirma



Con o sin nueces, he ahí el quid de la cuestión. El brownie es un bizcocho de chocolate que nace en Estados Unidos en el año 1897 y que rápidamente se popularizó por todo el mundo. Es por esto que cuenta con infinidad de variedades que juegan a incorporar o cambiar ingredientes, la nuez por ejemplo. De hecho, este postre es fruto de una “mala“ combinación de ingredientes, que al principio parecía un error culinario, pues el cocinero que estaba elaborando este bizcocho se olvidó de añadir la levadura. Pero nada más lejos de la realidad. Una mezcla de chocolate y nueces ya era una buena base para este dulce.





Apodado con el nombre de brownie, haciendo alusión a su color marrón, hay quienes optan por hacerlos con chocolate blanco. Pero esta no es su única versión. También se puede hacer con otros frutos secos que no sea la nuez, por ejemplo la almendra, el pistacho o la avellana. Asimismo, existe la posibilidad de tomarlo frío o caliente, y añadirle algún acompañamiento extra, como una bola de helado de vainilla (la opción más común) o una cobertura de dulce de leche.


Receta del brownie


Y si hablamos de variedades, ¿por qué no sumamos la nuestra? En la Octava Isla también servimos este dulce tan sabroso, pero no le añadimos nueces porque hay mucha gente intolerante a los frutos secos. Nuestro brownie es una bomba de chocolate - fundido por dentro y bizcocho más seco y crujiente por fuera-. ¡Simplemente espectacular! Si quieres unirte a la repostería en este confinamiento, toma nota de los ingredientes y haz tu propia versión del brownie en casa con los siguientes ingredientes. Nosotros nos guardamos nuestra receta para cuando vengáis a probarla al local.


  1. ½ taza de mantequilla
  2. Dos huevos
  3. Una taza de azúcar blanco
  4. Una cucharilla de extracto de vainilla
  5. ½ taza de harina
  6. ⅓ taza de cacao en polvo
  7. Una taza de nuez molida


Una vez que tengas todos los ingredientes preparados, solo queda ponerse manos a la masa. En primer lugar, hay que precalentar el horno a 175 grados centígrados. También necesitas huntar mantequilla y harina en el molde donde pondremos el pastel para que cuando se saque no se quede pegado.





Por otro lado, en un recipiente aparte mezcla el azúcar, los huevos, la mantequilla fundida al baño maría y el extracto de vainilla. Después, agrega la harina y el cacao en polvo, y mézclalo todo bien. Es importante que no se bata demasiado, pero que tampoco quede apelmazado, sino denso y húmedo.


Una vez que hayas terminado este paso, coloca la mezcla en el molde que habías preparado previamente y al horno. Pasada la media hora, ya tienes tu postre listo. Como decíamos antes, después lo puedes tomar frío o caliente, y acompañar de helado o sirope.


Si sigues estos pasos, obtendrás un brownie sabroso y esponjoso, perfecto para endulzar estos días de cuarentena que tenemos que quedarnos en casa. Si no te atreves a experimentar una repostería sin levadura y eres un amante del chocolate, el brownie de la Octava Isla es para tí. Búscanos en cualquiera de las tres plataformas de delivery - Glovo, UberEats y Deliveroo -, y te lo llevamos a casa. ¡No te arrepentirás!