El plátano a la mesa: patacones y chips crujientes





Dadas las múltiples bondades de este fruto no podíamos dejar de incluirlo en nuestra carta, tanto como entrante, como ingrediente primordial en nuestra arepa pabellón



Comer un patacón por primera vez y no identificar de qué alimento se trata exactamente. ¿Será patata y por eso tiene ese nombre tan parecido? Nada más lejos de la realidad. Este plato, muy popular en la gastronomía latinoamericana, está hecho a base de plátano macho, también conocido como plátano verde. Y su nombre no es “fruto” de la casualidad.


El origen de la palabra patacón viene del árabe batakká, que en realidad significa ventana. Pero en la edad media se utilizaba para denominar a las monedas que se movían en el mercado. El término pasó al italiano y en ese proceso cambió de grafía y de fonética: las monedas propias de países islámicos, e incluso las monedas falsas o de poco valor, empezaron a conocerse como patácca.





Finalmente se transformó en la palabra patacón, que fue el nombre con el que se conoció a la primera moneda colombiana. Una vez que el término se popularizó en el continente americano, pasó a denominar a este plato debido a su ligera apariencia con una moneda: casi redondo y rígido.


No obstante, este producto también se conoce con otras denominaciones. El tostón, tachino, frito o tajada cambia de nombre, al igual que la forma de tomarlo, según el punto geográfico en el que te encuentres. En Colombia, posiblemente el país donde más arraigado está el patacón, se suele consumir como acompañante de carne y pescados; pero en ocasiones, también se toma como principal cuando viene relleno.


Asimismo, también es muy popular en Venezuela, donde se come con queso, lechuga, tomate y diversas salsas. Los costarriqueños también incluyen los tostones como guarnición de diversos platos, entre los que se encuentra el ceviche o el arroz guacho. El resto de las combinaciones no dista mucho entre los diversos países de América Latina.


A la carta


Por nuestra parte, y siendo fieles a la gastronomía venezolana una vez más, nos gusta servir el patacón como entrante y no como principal. Su relleno, un espectacular queso duro y la opción de combinarlo con la proteína que se quiera - pernil, pollo o carne deshilachada. ¡Toda una delicia para nuestro paladar!





En este caso, al ser un alimento que tiene la finalidad de ser rellenado, nuestros tostones toman forma de tartaleta. No obstante, y como guiño al producto original, también servimos chips de plátanos: una rodaja de plátano macho frita y crujiente; su forma es más alargada, no tan redondeada, pero permanece rígida. Este plato nos gusta combinarlo con una de nuestras salsas canarias favoritas: el almogrote.


Por último, pero no menos importante, la banana también está presente en nuestras arepas, el producto estrella del local. Combinado con carne desmechada, caraotas y queso blanco forman una de las consentidas más demandas: la arepa pabellón.


No te quedes con las ganas de saborear el potencial del plátano en estos platos, que funcionan como entrante y como principal, y mucho menos dejes pasar la oportunidad de degustar la arepa pabellón. ¡Es increíble!